jueves, 2 de febrero de 2017

"LAS LAPAS". TIERRA DE GORANES Y CERCADOS

Aunque la "Isla del Meridiano", en sí misma, es un compendio de etnografía, pocos elementos de la cultura local han tenido tan destacada impronta paisajística como esos sinuosos e incontables muros, de piedra volcánica, que delimitan caminos, serventías y que, además, separan las tierras de cultivo de aquellas destinadas al ganado.



Un paisaje de caminos, goranes y cercados que, en ocasiones, desde una vista cenital, adopta caprichosas formas y dibujos, con predominio de las circulares y ovaladas.



En pleno Espacio Natural Protegido del Parque Rural de Frontera, en la zona de medianías, en un sector comprendido entre Las Lapas, al norte de El Lajial, y Los Jables, al este de El Julan, zona a la que se accede a través de una pista de tierra, desde la localidad de Taibique, en El Pinar, encontramos uno de los ejemplos más destacados de este paisaje cultural que forma parte de la idiosincrasia herreña.



La mayor parte de estas estructuras, según la información proporcionada por informantes locales, fueron realizadas a través del sistema del "turno-peón". Una suerte de trabajo colectivo por el cuál los vecinos satisfacen las necesidades de mano de obra a través de la ayuda mutua. 

Vista área de un sector de Las Lapas donde se dibujan como un puzzle las formas de los cercados y goranes. Fuente: Grafcan

Para comprender mejor este paisaje, es necesario analizar y dar a conocer sus elementos constituyentes que describo a continuación:





LOS CERCADOS



Uno de los aspectos culturales de mayor impronta paisajística en determinados ámbitos del Espacio Natural Protegido son las grandes líneas de muros que se extienden en el territorio, que confieren a estas zonas un aspecto de paisaje de campos cerrados.



La terminología herreña emplea el nombre de cercado para hablar de un terreno murado con piedras, en caso de no estarlo a esa propiedad se le denomina manchón.



Según el uso que se le daba al cercado, a su vez, se identificaba con dos términos: el potrero, o cercado que se dedica a los animales y el huerto, si ese cercado próximo a la casa se destina a uso agrícola.

Estas grandes estructuras de muros, de piedra seca, comenzaron a generalizarse y extenderse por el paisaje herreño sobre todo tras las desamortizaciones del siglo XIX.




Un rebaño de ovejas descansa en el interior de un cercado. En este caso potrero por ser un espacio dedicado a los animales



LOS GORANES



Gorán con higueras
En los cercados se pueden ver, a veces, higueras aisladas, cada una de ellas rodeada de piedras, formando un círculo, que se denomina gorán. Ello es debido a la importancia del ganado en la economía herreña, evitando así la destrucción de los frutales, e indicando la importancia de los higos pasados en la dieta alimenticia tradicional y actual de los herreños.



Los goranes son muros circulares de piedra seca y escasa altura, construidos al efecto de proteger cultivos y árboles frutales, como las higueras, de la depredación del ganado.

En la zona de Las Lapas (El Pinar), los goranes son muy numerosos, asociándose con la protección de higueras y, en menor medida, también de almendros.
Gorán con almendros en su interior




LAS GORONAS 
 


Se trata de estructuras similares a los goranes, por tanto muros de piedra seca, pero en este caso suelen presentar planta semicircular u oval. Son construcciones estrechamente vinculadas a las labores de pastoreo, utilizadas como lugares de cobijo y reunión de pastores. 
  






CAMINOS Y SERVIDUMBRES



A veces, entre los cercados, se vislumbran espacios libres, o de transición, que conforman los caminos o serventías de paso flanqueadas por esos muros de piedra seca que separan varias propiedades.

Algunos de estos caminos fueron en otro tiempo, cañadas y sendas ganaderas, en aras de regular los flujos de ganado y proteger las propiedades y el suelo agrícola. En estas vías apenas se realizaba alguna obra de acondicionamiento, siendo llamativo que muchas de ellas aparezcan delimitadas por los muros de piedra de los cercados, para facilitar así la circulación ordenada del ganado y la protección de las fincas y pastos que encuentran a su paso. 


En otras ocasiones estos caminos servían de simples sendas o serventías, trazadas, exclusivamente, para el paso de la gente, simples vías de paso o penetración sin importancia vital en las comunicaciones. .

Cañada utilizada para el paso del ganado entre los cercados

OTROS ELEMENTOS CULTURALES PRESENTES EN LA ZONA

Asociado a ese paisaje de goronas y cercados, aparecen de manera puntual y diseminados. Estructuras básicas para la vida de los vecinos que, en otro tiempo, poblaaban el lugar de forma permanente. Aljibes para obtener agua de consumo y para el ganado. Pequeñas viviendas o cuartos de planta rectangular con techumbres de madera y teja, eras para la trilla del cereal o alguna casa cueva del casas-cueva que aprovechan algún resalte rocosos son los elementos más destacados.


Conjunto etnográfico compuesto por habitación rectangular, aljibe con alcogida y era para la trilla del cereal

Horno doméstico para pasar la fruta o hacer pan

Era empedrada para la trilla del cereal

Sencillo cuarto-habitación vinculado a un cercado

Aljibe con brocal y abrevadero
EN RESUMEN

 

1 2 3 4 5
VALORES PATRIMONIALES




VALORES PAISAJÍSTICOS




VALORES CIENTÍFICOS




GRADO DE CONSERVACIÓN




CAPACIDAD EVOCADORA





El autor






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada